07 julio 2008

COMO INVERTIR EN UN PAIS SIN NUMEROS OFICIALES


El otro día me surgió un interrogante: ¿Cómo hacer para invertir en un país sin saber cuáles son los indicadores económicos? ¿Cómo evaluar un proyecto sin datos confiables? en definitiva, ¿Cómo invertir en un país sin números?

El interrogante me surgió conversando con un inversor Colombiano que me preguntaba sobre la marcha de la economía nacional. ¿que podía decirle?

La manipulación del índice de inflación es apenas la punta del iceberg; el actual gobierno hizo desaparecer números fiscales y económicos, indicadores sociales y cifras sobre la producción de energía.

Las variables financieras, dentro de todo, son las que en mejor forma se mantienen, aunque allí también hay ausencias.

Respecto a los datos provinciales las series de gasto público, recaudación y deuda en el mejor de los casos, el último dato disponible es al tercer trimestre de 2007 (9 meses de retraso).

La información actual sobre la situación fiscal de los municipios está más acorde con un museo sobre la economía argentina que con una página de Internet: llega hasta el año 2000, antes de la renuncia de Fernando de la Rúa, la semana de los cinco presidentes, el crac económico y la devaluación (7 años y 1/2 de retraso)

El mejor dato disponible sobre el gasto público consolidado (Nación, provincias y municipios) lo ofrece la Dirección de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales: allí hay una serie que cubre el período 1980-2006. (1 año y 1/2 de retraso)

El Boletín Fiscal es uno de los informes más atractivos que publica la Secretaría de Hacienda. Usualmente, se difunde con un trimestre de retraso. Es decir, ya debería estar disponible la información sobre los tres primeros meses de este año. Pero a no ilusionarse. Tener esta información en línea es una expresión de deseo: el último informe corresponde al tercer trimestre de 2007. (9 meses de retraso)

Por distintas motivaciones, hay una política sistemática de reducción de la transparencia en términos de publicación de datos

Otro dato social ausente tiene que ver con la desnutrición: las últimas cifras oficiales surgen de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, realizada por el Ministerio de Salud de la Nación entre octubre de 2004 y enero de 2006. (1 año y 1/2 de retraso)

La desinformación alcanzó en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dos expresiones: algunas estadísticas se manipularon, mientras que otras se dejaron de actualizar o, directamente, se eliminaron.

Por la manipulación de la inflación, además, es imposible saber a ciencia cierta qué ocurre con los salarios reales, la pobreza, la indigencia, la competitividad cambiaria de la economía o cuánto ahorra, invierte o gasta la Argentina en relación con lo que produce, entre otros datos.

Respecto a la provisión de energía, justamente después de los primeros fríos y, por consiguiente, los primeros cortes, parte de la información en línea dejó de estar disponible. Ya había alguna información que no se publicaba, como la cantidad de fueloil que se consumía o el estado de la cuenta del Mercado Eléctrico Mayorista, que inició un progresivo rojo desde 2003 a la fecha. Esa serie muestra sólo los datos hasta diciembre de 2006. De ahí para adelante, nada. (1 año y 1/2 de retraso)

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails