09 julio 2008

CONOCE LOS SECRETOS DEL CAPITAL DE RIESGO



Siempre quise saber un poco más acerca de ellos, y este artículo echa un poco de luz sobre este tema: "Las firmas de capital riesgo".

Estas firmas gozan de un alto grado de confidencialidad, poco se sabe sobre su funcionamiento interno. ¿Cómo se organizan las firmas de capital-riesgo? ¿Cómo capitalizan su éxito?

El profesor de Finanzas, Ayako Yasuda, y el profesor de Finanzas de Yale, Andrew Metrick, ofrecen algunas respuestas.

Los autores tuvieron acceso a una base de datos excepcionalmente fértil: la cartera de capital riesgo de uno de los mayores socios inversores del mundo. A cambio de preservar su anonimato, dicho inversor proporcionó datos de 238 fondos de capital riesgo (private equity) diferentes en los que había invertido entre 1992 y 2006. De esas 238 inversiones, 144 eran fondos de adquisiciones (buyout funds) y el resto fondos de capital riesgo propiamente dichos (venture capital).

Ingresos estables por comisiones
Según explica Yasuda, las conclusiones más importantes del estudio son las siguientes:
  1. en primer lugar, un 60% de los ingresos de las firmas de capital-riesgo proceden de ingresos fijos que no dependen de los resultados obtenidos;
  2. en segundo lugar, aunque las firmas de capital riesgo suelen ganar más por dólar invertido que los fondos especializados en adquisiciones, estos últimos son mucho más escalables (esto es, capaces de crecer constantemente tanto en trabajo como en tamaño sin por ello perder calidad),
  3. La mayoría de los fondos de capital riesgo adoptan la forma de sociedades anónimas, con una firma de capital riesgo actuando como socio general. Cada sociedad normalmente existe durante un periodo de diez años, y las condiciones de retribución para el socio general quedan especificadas en detalle en el momento de creación del fondo.
  4. Las firmas de capital riesgo permanecen en el negocio lanzando nuevos fondos cada 3 o 5 años. Si los fondos anteriores han tenido éxito, la firma puede en general obtener más ingresos con los nuevos aplicando comisiones más altas, demandando más retribuciones variables o captando más capital.
  5. Los capitalistas de riesgo suelen ser científicos e ingenieros de formación que además cuentan con la experiencia necesaria en operaciones, marketing, gestión y habilidades relacionadas para contribuir al crecimiento de una pequeña empresa. Invertir en las fases iniciales del proceso de creación de una empresa es una tarea intensiva en tiempo y también en trabajo, señala Yasuda, e incluso los profesionales en el tema tienen dificultades para supervisar más de cinco empresas al mismo tiempo.
  6. Los fondos de capital riesgo suelen obtener la mayoría de sus ingresos del 20% de sus inversiones. Básicamente dependen de, al menos en una de cada cinco inversiones, “dar en el blanco”, esto es, conseguir un rendimiento cinco veces mayor al capital invertido. Se espera que otro 20% de las inversiones de capital riesgo fracasen o no alcancen el rendimiento mínimo; el 60% restante obtendrá por término medio 2,5-3 veces el capital invertido, un resultado discreto considerando los riesgos asumidos, pero aceptable para la mayoría de las firmas.


Firmas de capital riesgo de mayor tamaño y éxito –como Kleiner Perkins Claufield & Byers, conocidas por haber financiado en sus comienzos a éxitos tan espectaculares como Amazon, Compaq, Genentech y Netscape; y Sequoia Capital (Google, Yahoo!, PayPal, Apple y YouTube)-, pueden captar mucho más capital cuando ponen en marcha nuevos fondos, aunque también deben soportar altos costes en tiempo asociados a la gestión del capital riesgo. Para invertir en más empresas de pequeño tamaño con enorme potencial deben contratar a más profesionales del capital riesgo. Así, en el mundo de las firmas de capital riesgo, una mayor escala no implica necesariamente una mayor rentabilidad.


Menos supervisión directa
El motivo por el que los fondos de adquisiciones son mucho más escalables que los fondos de capital riesgo es que invierten en empresas más grandes y maduras, las cuales normalmente precisan menos supervisión directa.

Como estos fondos invierten en empresas que ya cuentan con sofisticadas estructuras de gestión, las firmas de adquisiciones pueden supervisar grandes inversiones sin tener que incrementar proporcionalmente su personal. El trabajo no sólo consiste en ofrecer las habilidades de gestión que se necesiten, sino también asegurarse de que existe una gestión efectiva, supervisar la estrategia empresarial y ayudar a identificar nuevas eficiencias.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails