23 junio 2008

CINCO ALTERNATIVAS PARA SALIR DE LOS PLAZOS FIJOS


Para quienes salir del clásico plazo fijo, existen alternativas de inversión muy atractivas. Teniendo en cuenta esto, El Cronista preparó una guía que reúne cinco opciones para todos los gustos.

La creciente imagen negativa de Cristina Kirchner, el conflicto entre el campo y el gobierno y la corrida de depósitos ha despertado la curiosidad de buscar alternativas de inversión a los plazos fijos.

Fideicomisos financieros: estos activos se hicieron “famosos” después de la crisis del 2001 por ser uno de los pocos instrumentos que no entraron en default, sino que cumplieron con todas sus obligaciones. En las últimas semanas los fideicomisos han pagado tasas del orden del 20%, en pesos y a seis meses de plazo. En algunos casos, se ha llegado incluso a rendimientos de entre 23% y 24% anual. Quienes quieran invertir en ellos sólo deben contar con una cuenta en una casa de Bolsa y un capital mínimo de $ 1.000.

Cheques de pago diferido: la venta de cheques en la bolsa es la manera más habitual que tienen las pequeñas y medianas empresas de financiarse a través del mercado de capitales. Hoy por hoy, el inversor puede comprar uno de estos cheques a 30 días de plazo y obtener un rendimiento de hasta 15%. A 90 días, en tanto, se obtienen tasas del 18%, al tiempo que a 180 días pueden obtenerse tasas del 23%. Son una buena alternativa porque superan el rendimiento de un plazo fijo y, además, tienen mercado secundario, lo que quiere decir que el inversor puede desarmar su posición cuando lo desee”, Para invertir en cheques basta contar con una cuenta en una sociedad de bolsa. Y si bien no hay montos mínimos para invertir en estos activos, se recomienda contar con un capital de más de $5.000.

Cauciones: son una suerte de préstamo con respaldo (garantía) de títulos públicos o acciones. Tienen una operatoria muy similar al plazo fijo, ya que en ellas, se colocan los títulos a plazos determinados y con tasas prefijadas al momento de concertada la operación. Hoy en día son una opción atractiva para aquellos que quieran invertir a muy corto plazo: se pagan tasas de entre 8% y 10,25% anual a 7 días. “Son una buena alternativa para aquellos que hayan vendido acciones o bonos y quieran poner a trabajar su dinero mientras deciden en qué nuevo activo invertir”, dijo Montenegro.

Nobac: están alrededor del 20% anual y consisten en títulos emitidos por el Banco Central. En el mercado secundario, en tanto, esos títulos están pagando tasas de hasta 24% a un año y medio de plazo. Para comprar Nobac en el mercado secundario, el inversor necesita un capital de unos $100.000, y debe hacerlo a través de su banco.

Bonos corporativos que ajustan por la tasa Badlar: algo más accesibles son los bonos de empresas privadas que ajustan por la tasa Badlar, ya que pueden comprarse y venderse en la bolsa –aunque no son demasiado líquidos–. Unos meses atrás, los títulos que pagaban tasa Badlar eran casi una rareza, ya que la mayoría de las emisiones se hacían en dólares y a tasa fija.

Hoy sucede algo similar, pero las opciones se han ampliado que devengan tasa variable se han ampliado. De hecho, actualmente y hasta el 25 de junio se encuentra abierta la colocación del bono Ribeiro Clase G por $ 20 millones, con vencimiento en 2018. Ese título paga Badlar más 500 puntos básicos (aunque no puede superar el 22%).
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails