16 agosto 2010

CHINA SE CONVIRTIÓ EN LA 2º ECONOMÍA MÁS GRANDE DEL MUNDO


China superó a Japón como segunda economía más grande del mundo, según se desprende de las cifras provisionales del gobierno del Tokio sobre el producto interno bruto (PIB) nipón en el segundo trimestre, que alcanzó un monto de 1,28 billones de dólares, frente a los 1,33 billones del PIB chino.
Aunque las cifras no son fácilmente comparables, todo indica que el pujante vecino sustituyó a Japón como segunda economía mundial, señaló el diario económico nipón "Nikkei".
La economía japonesa continuó creciendo, aunque menos de lo previsto por los expertos. Según las cifras del gobierno, el PIB aumentó a un ritmo anualizado de sólo un 0,4 por ciento debido a la caída en las exportaciones y al débil consumo privado.
En comparación con el trimestre anterior el PIB creció de abril a junio en un 0,1 por ciento. La actual evolución es también un reflejo de que las medidas gubernamentales para estimular la economía empiezan a perder fuerza.
En el primer trimestre del año el crecimiento económico había sido aún de un 4,4 por ciento, un trimestre antes se había registrado un 4,1 por ciento. "Creo que las últimas cifras muestran que la economía creció constantemente", fue la interpretación del ministro de Economía y Política Fiscal, Satoshi Arai.
El ministro advirtió, sin embargo, de posibles riesgos para la economía japonesa, que depende fuertemente de las exportaciones, debido a la inestable coyuntura económica en Estados Unidos y en Europa. La economía nipona sigue además registrando una deflación, con una permanente caída de los precios.
La deflación tiene consecuencias negativas en la evolución económica, ya que hace retroceder los precios y las ganancias de las empresas, que como consecuencia dejan de invertir y recortan empleos. Los consumidores, por su parte, dejan de comprar, algo que impulsa aún más la caída de los precios.

 
Impulso
La débil evolución del PIB japonés podría hacer subir ahora la presión sobre el gobierno para que apruebe nuevas medidas coyunturales. Además, el banco central podría verse forzado a flexibilizar aún más la política monetaria.
El consumo interno, que representa un 60% del PIB japonés, subió sólo un 0,03 % en el segundo trimestre en comparación con los tres meses anteriores. En ese periodo habían subido todavía en un 0,5 por ciento.
Otro indicio de la caída de la demanda interna fueron las inversiones empresariales, que subieron sólo en un 0,5 por ciento.
Las cifras confirman una vez la fuerte dependencia de la economía nipona de las exportaciones.
Saludos y hasta la próxima.

 
CPN. MONJO FERNANDO.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails