16 febrero 2011

RECIEN LOGRAMOS RECUPERAR EL PODER ADQUISITIVO DE LA ETAPA "MENEMISTA"

A pesar que se despotrica contra la etapa menemista y neoliberal, los asalariados recién alcanzaron  un nivel de salario como el que tenían en los 90.

En 2010 y con lo justo, el salario real alcanzó al que teníamos previo a la devaluación.

El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) publicó el balance de 2010 en materia de actividad económica.

En este marco, cabe considerar que el salario real de los empleos formales, estimado a precios 2010 considerando el Índice de Precios Mayoristas, muestra las siguientes tendencias:


· Entre 1998 y 2001 –previo a la crisis– el salario real era de $3.885 a precios del 2010.
· En 2003, luego de la gran devaluación, el salario real sufre una caída del 45% ubicándose en un valor de $2.136 a precios del 2010.
· En el 2010, luego de 7 años de Kirchnerismo, el salario real se ubica en el orden de los $4.020, es decir, casi el doble del 2003 pero apenas un 4% superior al promedio que prevalecía antes de la gran devaluación.

Los datos oficiales señalan que hacia el año 2010 se llega al final del período donde prevalecieron muy bajos salarios reales. La gran devaluación de comienzos de la década motorizó un fuerte deterioro del salario real que recién está siendo superado 8 años después.
(hacer clic en la imagen para ampliar)




A PESAR DEL GRAN CRECIMIENTO..

En el año 2010, los términos del intercambio se ubicaron entre los cuatro mejores de los últimos 150 años, asimilables a los niveles alcanzados en los años 1909, 1948 y 1973. Esto fue gracias a una circunstancia histórica única en la economía mundial motorizada por la incorporación de gigantes poblacionales (como China e India) al consumo en el comercio internacional. 

Con costos laborales licuados y términos de intercambio muy favorables, se estimuló un inédito crecimiento del empleo. Según datos del Ministerio de Economía, el empleo urbano total se ubicaba en 11,7 millones de ocupados en el año 2002 y pasó a ser de 14,9 millones en el año 2008, es decir, un aumento de 3,2 millones de nuevos ocupados en 6 años.

Pero a partir del 2008, aunque las condiciones externas siguen siendo muy favorables, la dinámica del empleo se aletarga. Entre 2008 y 2010, el empleo urbano total pasa de 14,9 millones a 15,2 millones y el empleo asalariado formal de 7,1 M a 7,2 M.

"No se puede conciliar los legítimos objetivos de seguir haciendo crecer el salario real, evitar la alta inflación, preservar la competitividad y promover la generación de empleos con un “mágico” porcentaje de aumento de salario", reza el comunicado del Idesa.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails