27 febrero 2012

EL DÉFICIT FISCAL ARGENTINO ESTÁ A NIVELES DE 2001.

Se puede vivir gastando más de lo que se gana? Esa parece ser la pregunta clave que se esconde detrás de la situación económica actual.

Se puede vivir gastando más de lo que se gana? La respuesta es obvia: Sí, pero sólo por un tiempo.

Ninguna economía familiar ni mucho menos un país puede estar mucho tiempo viviendo por encima de sus ingresos. Llega un momento donde la deuda acumulada (tarjetas de créditos, préstamos, hipotecas, etc) genera desembolsos importantes que impiden seguir gastando de más. Y en la economía de un país ocurre lo mismo.


A partir de un artículo que publico Iprofesional donde Domingo Cavallo (el ex-Ministro de Economía de los 90) advierte sobre la situación fiscal argentina, se me ocurrió consultar otras fuentes, ya que muchos atacarán al informante (y con justificada razón) sin meditar siquiera sobre sus palabras. Es así que recurrí a un estudio recientemente publicado por el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA). 

Según el estudio de IDESA titulado "Anses y el Banco Central financian la mitad del déficit fiscal" se desprende que:

El monto que anuncian las autoridades como “superávit” es el resultado  primario, esto es, la diferencia entre ingresos y gastos antes del pago de intereses de deuda pública. La suma que el sector público nacional pagó en intereses en el año 2011 fue de $35.584 millones. Cuando se computa este concepto se llega a un déficit de $30.664 millones. Este monto representa aproximadamente 1,7% del PBI; el mayor desde el año 2002.
 Pero más grave aún es que, dentro de los ingresos del Gobierno, se consideran los "préstamos" dados por ANSES y el BCRA. Es decir, considera los "préstamos" como ingresos genuinos, con lo cual poniendo las cosas en su lugar el déficit real del Gobierno en 2011 fue de $ 65.599 millones.

Los datos oficiales delatan –en oposición a los anuncios– un muy severo proceso de deterioro de las cuentas públicas. No sólo que el sector público está lejos del “superávit” declamado, sino que el desequilibrio entre los ingresos genuinos y el gasto público alcanzan a $66 mil millones ó el 3,6% del PBI aproximadamente. Este desequilibrio es asimilable al del año 2001, que, según los datos del Ministerio de Economía, fue de 3,2% del PBI, ó al déficit fiscal de Italia que, en crisis, se estima en 4% del PBI.
Para no aburrirlos les dejo un último párrafo y luego el link para acceder al informe completo.

Tratar de disimular la insolvencia del sector público con anuncios “optimistas” no es una acción responsable ni sostenible. Pero más cuestionable y preocupante aún es que se llegue a semejante desequilibrio cuando la presión impositiva del sector público nacional ha alcanzado un récord histórico, pasando de un 20% en el año 2002 al 35% en el año 2011. En otras palabras, los ciudadanos nunca pagaron tantos impuestos, sin embargo, el desequilibrio de las cuentas públicas es el más elevado de la última década

Muchas gracias.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails