04 junio 2008

PORQUE TENEMOS MIEDO A INICIAR UN NEGOCIO?

Porque tenemos más miedo a iniciar nuestra empresa que a invertir nuestro dinero en otra cosa? La verdad que he visto eso en otros y sentido yo mismo el miedo a emprender.

No sabía porqué me sucedía eso y creí que, como en muchas otras cosas de la vida, me pasaban a mi solamente. Y es necesario decir que eso les pasa a todos (o casi todos).


Al respecto, encontré que


"el mayor obstáculo no suele ser la falta de capital o de oportunidad: suele ser interno".
Personas con ideas, con una visión correcta, empuje y muchas otras cualidades pueden estar largo tiempo preparando el lanzamiento de su empresa e incluso, de buenas a primeras, aceptar algún otro trabajo convencional y seguro y abandonar todo lo hecho. A menudo, estas personas lo hacen porque están aterrorizadas.

El miedo frena a las personas en mayor proporción que otros factores como lo son los obstáculos clásicos de falta de dinero, soporte inadecuado, malos consejos, pero la realidad es que la mayoría de la gente simplemente tiene miedo a fallar.

El problema también puede ser el inverso: un superoptimismo que deje de contemplar toda posibilidad de fallas, con lo cual, cuando éstas inevitablemente aparecen, el sujeto no está preparado para enfrentarlas en forma adecuada.

La actividad de los negocios es inherentemente riesgosa, así que
"el miedo no sólo debe considerarse normal, en realidad, es algo totalmente conveniente".
Si el miedo es racional, servirá como un factor de protección, como un aviso, ante los riesgos que uno está por tomar. Si, en vez de ignorarlos, uno les presta atención, los elabora racionalmente y mantiene el pensamiento objetivo, servirán para preservar del peligro de adoptar riesgos insensatos, y para minimizar aquellos que son inevitables.

Pero el miedo es negativo si no se reconoce que SE TIENE MIEDO A FALLAR. Cuando no se reconoce el miedo, es frecuente poner excusas para racionalizar su resistencia a avanzar. En el proceso, frecuentemente pierden las mejores oportunidades de lograr sus sueños.

Aceptar que se tienen miedos es el pre-requisito para poder identificarlos uno por uno, y luego intentar encararlos. Las probabilidades de resolver bien las cosas aumentan considerablemente.

La gente suele estar más temerosa antes de poner en marcha el negocio, que cuando éste ya está rodando. Por otro lado, los conocimientos y potencialidades para resolver situaciones se revelan como suficientes, en la mayoría de los casos, contrariando así las preocupaciones previas.

Kathy, una mujer que, tras muchas dificultades para plasmar su original emprendimiento de “organización de eventos románticos para parejas muy ocupadas”, se dio cuenta de que era su terror lo que le impedía concretarlo. Esta aceptación de su miedo le permitió identificar los puntos que lo componían: qué podía pensar la gente si ella fallaba (y qué pensaría de sí misma ante esta eventualidad); si podría tomar decisiones sola, y vivir enfrentando las consecuencias; si su servicio sería lo suficientemente bueno; y, finalmente, si sería capaz de desarrollar un plan de negocios, ya que no consideraba que fuese una “mujer de negocios”. Más ampliamente, tenía grandes dudas acerca de su capacidad y conocimientos. Kathy se sintió capaz de vivir con la posibilidad de fallar y tomando decisiones por sí misma, mediante la estrategia de empezar el negocio en una escala pequeña. De este modo, lanzó un proyecto piloto, organizando los “encuentros románticos” para gente que había expresado un claro interés en sus servicios. Esto sirvió para testear el producto, y así pudo comenzar a negociar con el tercero de sus miedos.

Y la realidad es esta: un negocio puede fallar. Pero, habiendo aceptado esto y teniendo en claro los miedos, los sueños pueden alcanzarse, tarde o temprano.

Basado en el artículo “Fear of flying”, de Norm Brodsky, 1999. y extraído del blog "club de emprendedores".
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails