27 julio 2010

OBAMA CREO UNA LEY DE 2300 PÁGINAS PARA CONTROLAR A WALL STREET

Aunque parezca increíble, en EEUU crearon una ley de 2300 páginas para controlar el sistema financiero.

Después de enfrentar un furioso lobby financiero, que logró suavizar algunos aspectos de la ley, Barack Obama consiguió la aprobación de la más ambiciosa reforma financiera desde la aplicada en la década del 30´ para superar la Gran Depresión.

Luego de varias décadas de liberalización financiera, a dos años y medio de su última gran crisis llegó la ley de reforma financiera a convertirse en regla para el gigante financiero mundial.

La flamante legislación prevé límites a los grandes bancos, entidades que contribuyeron a la debacle financiera global que se extiende desde fines de 2007.

La intención de Obama era limitar el tamaño y el abanico de actividades de los holdings bancarios. El objetivo era evitar que continúen tomando riesgo “con dinero de los ahorristas”. En síntesis la medida apunta a  que los grupos financieros orienten sus negocios como banca comercial o de inversión, NO AMBAS. Se trata de una medida de características similares a la Ley Bancaria de 1933 (Ley Glass-Steagall) con la que Franklin Roosevelt comenzó a sacar al país de la crisis del ’30.

La reforma también contempla la creación de distintos organismos de control y amplía las capacidades de otros, como la Securities and Exchange Commission (SEC), para regular los mercados de derivados, como los instrumentos estructurados con las hipotecas de baja calidad.

La ley consta de 2300 páginas. Se estima que los órganos reguladores deberán diseñar más de 500 reglamentaciones complementarias para poner en práctica la reforma. En la misma línea se creará un nuevo organismo de defensa al consumidor y un consejo de monitoreo de estabilidad financiera que operará bajo la órbita de la Reserva Federal. Este último tendrá la capacidad de sugerir cambios adicionales a la flamante regulación. Además se amplía la capacidad de intervención estatal a través de la FED.

Sin embargo la actual reforma adolece de un mayor control sobre las calificadoras de riesgo, a pesar de haber quedado en el ojo de la tormenta debido a su incapacidad en prever los peligros de las colocaciones que hicieron los holdings bancarios. Sólo se esbozaron algunos puntos acerca de futuros estudios al respecto.

Sinceramente no creo que esto cambie mucho las cosas, las leyes cuanto más complicadas más inaplicables. Además el control a un sistema tan desarrollado no se puede armar con tanta reglamentación. Lo veo inaplicable directamente. 

El régimen capitalista superada la crisis sigue haciendo sus negocios "a pesar" del Congreso y del Presidente Norteamericano.

Saludos  y buena semana. 

CPN. MONJO FERNANDO


Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails