04 octubre 2010

FACTURAS “TRUCHAS”: CÓMO DETECTARLAS.


Es de público conocimiento la existencia de organizaciones de empresas, en su mayoría sociedades, que emiten comprobantes apócrifos e intentan lucrar con cargos impositivos haciendo de esto su práctica habitual.

La Administración Federal pone a disposición de los contribuyentes medios de controles exigibles a la hora de solicitar un comprobante,

 
1- la validación del mismo por medio de una consulta a la base de datos del organismo, 
2- un buen conocimiento del proveedor y 
3- la aplicación de un riguroso circuito de pagos, permiten a las sociedades cubrirse ante el riesgo de delitos tributarios.
    Una práctica delictiva sobre la cual la Administración Federal (AFIP) puso especial atención es inevitablemente sobre la compra de facturas apócrifas. Mediante este procedimiento, las empresas que adquieren estos tipos de comprobantes reducen sustancialmente el impuesto a pagar ya que aumentan los gastos de manera ficticia e irreal.
     
    Es muy común encontrar casos de empresas que actúan comercialmente como compradores de buena fe y que al no tomar los recaudos necesarios se ven involucradas en maniobras fraudulentas.

    Por esto mismo es importante mencionar que las empresas cuentan con herramientas para mitigar los riesgos de obtener comprobantes apócrifos.

     
    El control como primera medida.

    Un control básico y rápido que debe efectuar el sector encargado de recibir los comprobantes consiste en verificar la presencia de los requisitos formales del documento en cuestión. Entre los más relevantes se puede mencionar:

    •apellido y nombres o razón social del proveedor;
    •domicilio comercial;
    •clave única de identificación tributaria (CUIT);
    •numeración consecutiva y progresiva, de 12 dígitos;
    •apellido y nombres, denominación o razón social y CUIT de quien efectuó la impresión y fecha en que se realizó,
    •código de autorización de impresión (CAI);
    •fecha de vencimiento del comprobante.

    Cabe mencionar, que a pesar de realizar todos los controles disponibles, es muy común encontrar facturas que cumplen con los requisitos formales, pero que igualmente son apócrifas. En este caso el control no resulta suficiente para cubrirse del riesgo de involucrarse en una maniobra evasiva.

     
    Control en AFIP

    La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) identifica a los emisores de comprobantes falsos y los incluye en una base de datos que el contribuyente puede consultar.

    Circuito de pagos

    Como se expreso anteriormente, ninguno de los procedimientos, por más rígidos que sean, nos garantiza con total seguridad la veracidad del comprobante recibido pero permiten reducir al mínimo el riesgo y estar protegidos en caso de recibir una futura inspección de la AFIP.

    No es común que alguien que realice una operación para evadir impuestos la registre o deje rastros de la misma. Por lo tanto, si la empresa puede demostrar que pagó con cheque o por medio de una transferencia bancaria; que contabilizó la operación y que efectuó la respectiva retención queda en claro que tiene pruebas suficientes para enfrentar una inspección de la AFIP.

    Esta práctica es duramente sancionadas por la AFIP si se detectan irregularidades en la operación comercial. El contribuyente se encuentra sujeto a multas y penas por defraudación al fisco previstas en la Ley de Procedimiento o en la Ley Penal Tributaria, de acuerdo al monto evadido.

    La penalidad prevista alcanza tanto a quienes obraron de buena fe como a quienes iniciaron acciones comerciales con el objetivo de evadir el tributo. En el caso de los responsables nombrados en primer término poseen la ventaja de esgrimir todas las pruebas ya mencionadas, fruto de los procedimientos que reducen el riesgo al mínimo.

    Fuente: Extracto de Punto Biz.
    CPN. MONJO FERNANDO
    Publicar un comentario

    LinkWithin

    Related Posts with Thumbnails