19 enero 2011

COMO REACCIONARÍA EL GOBIERNO SI LA GENTE SALIERA A COMPRAR DÓLARES?


¿Dejaría que el precio del dólar suba todo lo necesario para equilibrar la oferta con la demanda? ó ¿acentuaría los controles de cambio para que la gente no consiga los dólares en el mercado oficial?. No tengo ninguna duda sobre la respuesta: haría lo segundo. 

La mejor demostración la dio ayer el Secretario de Comercio Guillermo Moreno. Ante la salida de dólares para pagar importaciones de bienes de consumo, la decisión fue limitar esas importaciones. Si el Gobierno recurre a controles  de cambio para frenar la salida de dólares que tienen como contrapartida hacer más fluido el abastecimiento de bienes al mercado interno en un momento de alta inflación, es infinitamente más probable que recurra a ese método si la gente sale a comprar dólares para cubrirse de una posible devaluación del Peso.

Planteo estas preguntas y me las respondo, porque no es imposible que dentro de algún tiempo (no me animo a decir cuántos meses) la gente comience a demandar dólares para protegerse de una posible devaluación del Peso. Lo ha hecho muy frecuentemente en el pasado y no va a dejar de hacerlo ahora, cuando ve que todo parece estar muy caro en dólares y la prédica del gobierno fue, durante varios años, que no dejaría atrasar el tipo de cambio. 


Ahora bien, cuando llegue ese momento, ¿se producirá una fuerte devaluación?. Mi predicción es que no para los exportadores ni para los importadores, pero sí en el mercado paralelo. 

En otros términos, se producirá un brecha entre el mercado oficial y el mercado paralelo, tal como ocurría casi permanentemente durante la década de los 80s, cuando convivía la alta inflación con el control de cambios. Y tal como vienen ocurriendo en Venezuela desde hace varios años.

El gobierno podrá, por un tiempo, evitar que el Peso sufra en el mercado oficial de divisas una fuerte devaluación y eso le permitirá seguir controlando, como hasta ahora, a la tasa de inflación dentro del rango 20 a 30% anual. Pero lo que no podrá controlar será la tasa de interés,  

una vez que la brecha entre el precio del dólar en el mercado oficial y el precio del dólar en el mercado paralelo marque la expectativa de devaluación relevante para las decisiones financieras, la tasa de interés tenderá a ser igual o mayor que la tasa esperada de devaluación. 

Para entonces ya nadie podrá argumentar que la emisión monetaria y la inflación ayudan a la reactivación de la economía.

Por supuesto, los expertos del gobierno que saben que ésta es una secuencia inexorable de acontecimientos que no se van a poder evitar, se conforman con conseguir que el momento de la verdad llegue después de las elecciones. 

Los que no entienden como funciona la economía, siguen apostando a que las actuales políticas macro-económicas son un descubrimiento argentino, mas precisamente kichnerista, que desmiente a todas las teorías económicas del pasado.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails