25 marzo 2011

MATAR A LOS EMPLEADOS

Basado en la teoría de Herzberg y publicado por la revista Mercado, se expone una metodología para aumentar la productividad del capital humano en la empresa.

Frederick Irving Herzberg (1923 - 2000) fue un renombrado psicólogo que se convirtió en uno de los hombres más influyentes en la gestión administrativa de empresas al esbozar la teoría de los 2 factores. Basados en esta teoría, la revista mercado publicó un artículo con un título escalofriante: 


MATAR A LOS EMPLEADOS.


A no asustarse. El consejo no es incitar al crimen. De lo único que se trata es de quitar de la mente de sus empleados la idea de que son “trabajadores” para transformarlos en emprendedores dentro de la empresa.

Si bien es importante que un empleado tenga un sentido de pertenencia hacia su compañía porque eso marca su satisfacción que a su vez conducirá a productividad, no es el mismo tipo de compromiso que tiene un emprendedor con su propia empresa. De manera que lo ideal sería que cada uno de los empleados sienta que está trabajando para la empresa de sus sueños. Y eso, se sabe ahora, no se logra sólo con un buen sueldo. Lo que buscan los empleados es libertad para trabajar, buena cultura de trabajo y oportunidades e liderar; que les reconozcan un buen trabajo, que les brinden nuevas oportunidades e aprendizaje, flexibilidad de horario, responsabilidades y seguridad en el empleo. Y para terminar, que les permitan tener un buen equilibrio entre su vida privada y su vida laboral.

Lo que no les gusta es trabajar sin reconocimiento, hacer tareas rutinarias, trabajar con demasiadas restricciones y vigilancia innecesaria, tener malos jefes, ser agobiados con tareas y recibir sueldos magros y contar con mala infraestructura.

Cree un ambiente que sea exclusivo

¿Tiene usted algún argumento convincente que haga que una persona quiera trabajar en su compañía? No olvide que el salario ya no atrae tanto como antes. El dinero es importante, pero no el único argumento. Identifique y desarrollo un estilo único de trabajo que haga que la gente quiera entrar y no irse más.
 

Comprenda que la gente quiere aprender y crecer. Se acabaron los días en que una persona entraba como secretaria, seguía como secretaria y se jubilaba como secretaria. Las necesidades de nuestra generación son muchas más. Hoy un empleado no está allí sólo para ganarse la vida. Quiere que le den la oportunidad de aprender y crecer como profesional y como persona. Hágala sentirse importante. Que sepa que su trabajo es importante, que sus decisiones son tenidas en cuenta, escuche sus sugerencias y sus ideas, no la vez sólo como una empleada; muestre interés por su crecimiento y ofrezca críticas constructivas.

Construya una cultura de trabajo. El trabajo tiene que hacerse, pero nunca por la fuerza. Inculque hábitos en sus empleados de hacer el trabajo justo en el tiempo justo. La mejor manera de demostrar esto es por medio del ejemplo. Muéstreles que usted y los demás directivos están dispuestos a hacer las cosas y eso automáticamente se convertirá en una cultura. Pero no permita que se filtre la complacencia. Algunos expertos advierten que ofrecer satisfacción en el trabajo podría ser abrir la puerta a la complacencia. Entonces, su meta no debería ser sólo brindar satisfacción en el trabajo sino mantener en todo momento energía y motivación.

Saludos y hasta la próxima.

CPN. MONJO FERNANDO.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails